Abdominoplastia

La abdominoplastia extrae el exceso de piel y grasa abdominal, y corrige la flacidez.

Introducción

En qué consiste la abdominoplastia

Es la operación consistente en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal, y en la corrección de la flaccidez muscular. Esta situación de exceso de piel y relajación de la pared abdominal se suele dar en pacientes que han sufrido un notable aumento de peso y pérdida posterior, o en mujeres que han tenido varios embarazos. La abdominoplastia consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha.

¿Es adecuada para mí?

¿La abdominoplastia es adecuada para mí?

Los candidatos ideales para someterse a una abdominoplastia son aquellas mujeres y hombres que están preocupados por la acumulación de grasa o por el exceso de piel en su abdomen, situación que no logran mejorar con dieta o ejercicio físico. Esta cirugía es especialmente útil en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial.

La abdominoplastia también puede mejorar la pérdida de elasticidad de la piel en gente mayor, situación frecuentemente asociada a una obesidad moderada. Aquellos pacientes que deban perder mucho peso deben posponer la cirugía, al igual que las mujeres que están tratando de quedarse embarazas o contemplan esa posibilidad en un futuro próximo, ya que durante la cirugía se tensan los músculos verticales del abdomen y pueden volver a relajarse en el transcurso del embarazo. Si existen cicatrices previas en el abdomen, esta cirugía puede estar contraindicada

Antes

Planificando la cirugía

En la consulta inicial, el cirujano plástico evaluará su estado de salud, determinará la extensión de la acumulación de grasa en la región del abdomen y el tono de la piel. No olvide mencionar si es fumador y si está tomando alguna medicación o vitaminas. Debe exponer sus expectativas de manera sincera y clara, para que el cirujano plástico sea también franco y le muestre las alternativas disponibles, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas.

Si por ejemplo usted sólo tiene acumulación de grasa en la zona debajo del ombligo, puede ser suficiente la realización de un procedimiento menos complejo denominado mini-abdominoplastia, que precisa una estancia menor en la clínica y se realiza en menos tiempo.

En otros casos, ya se trate de una abdominoplastia completa o una mini-abdominoplastia, puede asociarse una liposucción de las caderas que mejore la silueta corporal de manera más armónica. Algunos casos, incluso, pueden resolverse únicamente realizando liposucción del abdomen. En cualquier caso el cirujano plástico con usted, determinará cuál es el procedimiento óptimo que le proporcionará la silueta corporal más adecuada. Durante la consulta, el cirujano plástico también le explicará cuál es el tipo de anestesia que empleará, la necesidad o no de ingresar en la clínica donde se realice la cirugía y los costes de la intervención.