Células Madre

La Técnica FAMI garantiza el rejuvenecimiento facial sin cirugía.

Historia

Las células madre adultas y la Técnica FAMI

¿FAMI a partir de inyecciones de células madre de la grasa? El Dr. Roger Amar, fundador de la técnica, lo explica.

fami3 Células Madre

El uso de la grasa autóloga se ha utilizado, durante casi un siglo, para aumentar tejidos, sin embargo, no fue hasta la década de los 90 cuando se convirtió en una opción para aquellos pacientes que deseaban rejuvenecer su imagen.

La liposucción ha tenido mucha influencia en el desarrollo de lo que se conoce como relleno de grasa o lipofilling, concepto del cual deriva la Técnica FAMI.

La invención de una técnica basada en la aspiración de grasa como la liposucción, en 1980, ayudó a contemplar la alternativa inversa: el injerto de grasa.

 

 

Así, en 1985, el creador de la liposucción, Yves-Gérard Illouz introdujo, junto a Pierre Fornier, el concepto de lipofilling.

En 1995, la invenció de la lipoestructura supuso un avance importante en la cirugía plástica, si bien, el alto porcentaje de reabsorción de grasa y la necesidad consecuente de un injerto adicional redujo considerablemente el valor de este método.

En 1996, tras 14 años aplicando el método tradicional de injertos de grasa, el Dr. Roger Amar llegó a la conclusión de que la supervivencia de los trasplantes de grasa dependía principalmente de la vascularidad del tejido receptor, y menos del tejido implantado y los métodos de reinyección.

Así, descubrió que los músculos de la expresión facial y el periostio eran las áreas receptoras idóneas para optimizar los resultados. Desde el principio, la técnica del Dr. Amar se centró más en la necesidad de una transferencia de tejido sobre o detrás de los tres planos de la musculatura facial y debajo del periostio del cráneo.

El tejido graso se obtuvo de centros de donación específicos tras la infiltración tumescente periférica. En una centrifugadora a varias velocidades se purificaba el injerto y se concentraba el lipoaspirado con células madre adultas o preadipocitos (células mesenquimales multipotentes).

Tras este avance, 418 pacientes fueron tratados con este procedimiento, tanto en intervenciones estéticas como reparadoras plásticas. Los períodos de seguimiento fueron desde enero de 1997 a septiembre de 2005.

En la evaluación final, los resultados se consideraron satisfactorios y tanto el paciente como el cirujano quedaron contentos con el resultado a largo plazo.

Aunque los pacientes eran plenamente conscientes del teórico riesgo de tener que volver a someterse al procedimiento, nunca tuvieron que hacerse ningún retoque.

Con el rejuvenecimiento facial se consiguió un “aspecto normal”, comparado con el “aspecto de máscara” asociado a menudo a procedimientos invasivos como el lifting facial, el lifting de la frente, la blefaroplastia o el amplio uso de la quimiodenervación y otros rellenos artificiales.

Mediante la restauración del contorno, la forma y la función de los 30 músculos de la expresión facial, el procedimiento FAMI demuestra ser una herramienta efectiva y gratificante en manos de un cirujano experimentado.

Dr. Roger Amar