Peeling

Los tratamientos de medicina estética combaten los efectos del tiempo
en su piel y realzan su belleza sin necesidad de cirugía.

Introducción

Qué es un peeling

Un peeling es la utilización de sustancias químicas sobre la piel para eliminar las capas más envejecidas de la cara, y combatir manchas y acné. El resultado es un rostro con menos arrugas y una piel más joven, más uniforme y con mayor luminosidad.

El paciente dispone de una amplio abanico de opciones para elegir que van desde aquellos peelings que actúan sobre las capas más profundas de la piel a otros más superficiales.

¿Es adecuado para mí?

¿El peeling es adecuado para mí?

El peeling está indicado en casos de envejecimiento fisiológico o actínico, y para el tratamiento de manchas y acné. Los peelings pueden corregir arrugas finas, medias o profundas, tratar el acné y sus secuelas, el fotoenvejecimiento, el envejecimiento cutáneo, la flacidez, la piel fina y rugosa, la piel grasa, las manchas cutáneas, etcétera.

El objetivo perseguido es, en principio, la estimulación de los mecanismos necesarios para retornar el equilibrio que nuestra piel ha perdido. De esta forma, aumentamos los niveles de colágeno y elastina, así como otros componentes esenciales de la piel, que obrarán una mejoría visible en un corto período de tiempo.

Antes

Planificando el peeling

En la primera cita con el cirujano plástico, el paciente recibirá instrucciones para poder preparar su piel para la intervención. Entre otras indicaciones médicas, es aconsejable que el paciente deje de utilizar cremas que contengan ácido retinoico u otros irritantes al menos 3 días antes del peeling facial.

La intervención tendrá lugar en la propia clínica.

Durante

La Técnica

Antes de llevar a cabo cualquier tipo de peeling, el especialista hará una profunda limpieza de la piel del paciente. A continuación, aplicará la cantidad necesaria del ácido indicado, a tenor del procedimiento escogido por el paciente. Entonces, el contenido se dejará actuar durante el tiempo que precise.

Es posible que el paciente note una sensación de picor o quemazón durante la intervención, sin embargo, entra dentro de la normalidad. Transcurrido el tiempo requerido para obtener los mejores resultados, el doctor neutralizará el ácido, y la sensación de picor irá en descenso. Inmediatamente, al paciente le será aplicada una mascarilla hidratante que contribuirá a su bienestar.

Después

La vuelta a la normalidad

El período de recuperación está sujeto al tipo de peeling realizado. Existen numerosas opciones, desde los peelings que se pueden realizar semanalmente -que tratan las capas más superficiales de la piel, y sus efectos son más suaves-, hasta aquellos cuya repetición está desaconsejada hasta pasadas 4 o 5 semanas –son los que tratan capas más profundas-.

Los peelings superficiales permitirán al paciente hacer vida normal desde el primer día. En el resto de los casos, se deberán seguir algunas indicaciones para garantizar la mejor recuperación. Los efectos del peeling facial son bastante duraderos.

FAQ’s

¿Hace falta anestesia?

Los peelings superficiales y medios no necesitan anestesia.

¿Cuánto suele durar la intervención?

Aproximadamente 30 minutos.

¿Se puede tomar el sol después del peeling?

Inmediatamente después no. Luego, dependerá del caso el tiempo durante el que no se podrá tomar el sol directamente. En los pacientes de peelings profundos, es recomendable esperar al menos 15 días tras el procedimiento. En cualquier caso, siempre habría que usar protección solar.

¿Qué consecuencias tiene un peeling?

Los primeros días, el paciente podría presentar una mínima descamación que deberá tratar con cremas hidratantes.

¿Cuánto duran los efectos?

Los efectos del peeling facial son bastante duraderos.

También le podría interesar: