Sculptra

Sculptra es un compuesto de origen sintético no animal que se inyecta en la dermis
con tal de hacerla más gruesa, proporcionándole más elasticidad, flexibilidad y firmeza.

Introducción

Qué es Sculptra

Sculptra es el tratamiento más avanzado para combatir la aparición de arrugas en la piel. Sculptra favorece a la fabricación natural de colágeno que nutrirá las grietas cutáneas formadas durante el envejecimiento.

Sculptra se usa para combatir las arrugas en el entrecejo, párpados o patas de gallo; suavizar las marcas de expresión como las del surco nasogeniano o el cuello; dar volumen a los labios, pómulos o mejillas; o atenuar bolsas y ojeras, entre otras cosas.

¿Es adecuado para mí?

¿Es Sculptra adecuado para mí?

Sculptra está indicado para quien desee combatir la aparición de arrugas en su piel. Una de las grandes ventajas que presenta este tratamiento es que no rellena las arrugas con colágeno directamente, sino que estimula su formación natural, gracias a la inyección de ácido poliláctico.

Además, no hay inconveniente en la repetición del tratamiento, siempre y cuando la última inyección no haya sido demasiado reciente. El intervalo mínimo aconsejado entre inyecciones es de 30 días: el tiempo que tarda en generarse el nuevo tejido conjuntivo. Otra de sus características más favorables es su atoxicidad.

Antes

Planificando la intervención

No hace falta test de alergia previo, dado que el ácido poliláctico es un polímero desprovisto de proteínas. El contenido es reabsorbible en un período que oscila entre los 12 y 18 meses, por lo que se podría decir que permanece en los tejidos durante algo más de un año.

Respecto a otros tratamientos dérmicos, Sculptra tiene la ventaja de que sus resultados son visibles desde la primera sesión, e irán en aumento con el paso de los días.

Durante

La técnica

El contenido de Sculptra se inyecta por vía subcutánea, estimulando los tejidos para la fabricación de colágeno. Una vez dentro de la piel, ésta reacciona ante el material extraño creando una fibrosis que devuelve la densidad al tejido donde se aplica y provoca el relleno de la arruga a tratar.

Para llevar a cabo este procedimiento, es necesario disponer de una gran experiencia profesional para conocer cuál es la dosis adecuada para el mejor resultado.

Tanto la profundidad de inyección como la cantidad de ácido poliláctico administrado variará en función de la zona a tratar y los resultados esperados.

Después

La vuelta a la normalidad

El resultado definitivo se apreciará 20 días después de la inyección, pues no es hasta entonces cuando se completa el proceso en el que la dermis reacciona a la presencia del implante, provocando los efectos antes mencionados.

En cualquier caso, desde el primer día ya se perciben resultados, que irán en aumento de forma gradual.

En cualquier caso, los resultados y el número de sesiones dependerán del caso a tratar: según la piel o edad del paciente, así como la zona a tratar o la profundidad de la arruga.

También le podría interesar: