Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

Los tratamientos de medicina estética combaten los efectos del tiempo
en su piel y realzan su belleza sin necesidad de cirugía.

Introducción

¿En qué consiste el tratamiento con PRP?

El tratamiento con plasma rico en plaquetas (PRP) es uno de los más novedosos tratamientos de reparación del tejido en cara, cuello, escote, manos y cuero cabelludo.

El plasma rico en plaquetas (PRP) se emplea para aumentar el grosor de la piel, devolverle su elasticidad y firmeza, y disminuir los efectos de la oxidación celular.

La gran ventaja de este tratamiento es que se aplica con un producto extraído del propio paciente y, por tanto, no hay riesgo de rechazo natural.

¿Es adecuado para mí?

¿El tratamiento con PRP es adecuado para mí?

El tratamiento con plasma rico en plaquetas (PRP) puede ser aplicado en pieles maduras que presenten signos de envejecimiento o en pieles jóvenes con marcas de acné.

Con el plasma rico en plaquetas (PRP) se espera conseguir la bioestimulación cutánea.

Durante

La técnica

El plasma se obtiene a partir de una muestra de sangre del propio paciente (30 ml de sangre), y tras un proceso de centrifugación y separación de las distintas fracciones del plasma, se infiltra en las zonas a tratar, fundamentalmente en cara, cuello, escote y manos.

De esta manera, se estimulan los mecanismos de autoregeneración de los tejidos dérmicos. Este tratamiento amplifica el proceso natural de renovación tisular.

Después

La vuelta a la normalidad

Los pacientes podrían presentar una leve inflamación que, sin embargo, se tiene que interpretar como un signo de reactivación de la piel. En algunos puntos, la aguja puede producir algunas pequeñas marcas que, en cualquier caso, desaparecerán al día siguiente.

El tratamiento con plasma rico en plaquetas (PRP) se puede combinar con otros productos, según las necesidades de la piel. 

Se recomienda seguir un ciclo no superior a 3 sesiones por año.

También le podría interesar: